Alucinando en el Taj Mahal y despedida de Agra

0
291
views

Mucha gente viene a India por el mero hecho de ver lo que he visto hace escasas horas: el Taj Mahal. La historia de su creación es bastante triste (búscala en Google si te interesa 😉 ), pero el verlo en persona no tiene palabras.

Es uno de los pocos sitios mágicos que son incluso mejores en verdad de lo que imaginabas. Justo antes de cruzar el arco de la puerta de entrada ya te quedas con la boca abierta, viéndolo enmarcado. Y cuando cruzas la puerta y ves el jardín en todo su esplendor y el palacio en su majestuosidad es indescriptible.

El color del mármol cambia en función de la luz del sol, por lo que te recomiendo visitarlo por la tarde para que lo veas en los tonos blancos del mármol natural, y en tonos dorados cuando atardece.

Hay muchísima gente pero con el ticket de extranjeros tienes prioridad en las colas. Tendrás que ponerte unos patucos al entrar a la cúpula (te los dan con la entrada). Asegúrate de llevar solo lo fundamental, ya que la mayor parte de objetos están prohibidos, así que lleva solo cámara y un sombrero. Con la entrada también te dan una botella de agua.

Muchos indios te pararán (sobre todo si eres de piel tan blanca como yo) para hacerse fotos contigo. Se amable y déjate 😉

Mañana cogeremos el tren hasta Jhansi (unas 3 horas) y de ahí iremos en tuk tuk hasta Orchha, donde pasaremos la noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here