De camino al centro de Irán: Abyaneh, Natanz e Isfahan

0
125
views

Una de las cosas que aparecían en la Lonely Planet a la hora de pasar el control de inmigración al llegar a Irán era no decir por nada del mundo que una de las paradas de tu viaje era Natanz. ¿Y por qué puede traer consecuencias visitar este pueblo te preguntarás?

Para el turista lo interesante de este lugar es un santuario en honor a un sabio sufí, Abdussamad Esfahani. Sin embargo lo que hace saltar las alarmas es acercarse a la Natanz Nuclear Facility, reconocida como la mayor explotación en Irán de uranio enriquecido. Desde la carretera se puede ver, precedida por enormes letreros de “prohibido hacer fotos”, y una vez estás al lado hay tanques antiaéreos guardando el perímetro.

Abyaneh es mucho más distendido 😉 Uno de los highlights del viaje, este pueblo de 300 habitantes embauca por su cotidianidad y los coloridos ropajes de sus gentes. Aquí las mujeres lucen velos floridos, trajes bordados con colores, y los hombres unas casacas largas y pantalones bombachos que representan su situación de soltería o matrimonio. Se puede subir a una colina para avistar el pueblo en su totalidad.

Isfahan, la tercera ciudad más grande de Irán, se encuentra entre los montes Zagros y la meseta iraní. y hay un proverbio que dice que Isfahan es la mitad del mundo (“Esfahān nesf-e- jahān ast“: Isfahan is half (of) the world). Prácticamente todo el mundo que haya visto fotos de Irán habrá visto alguna de la plaza Naqsh-e Jahan o sus mezquitas. En esta plaza merece la pena darse una vuelta por la noche, ya que es cuando los lugareños salen y se relacionan.

Muy interesante también pasarse por el puente Si-o-Se-Pol al atardecer, donde se podrá ver a gente cantando o tocando música a escondidas de las autoridades.

Pensaba que iba a necesitar más tiempo pero en un día intensivo se puede ver la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here